Nuestra rutina y un regalito para ti

Si hay algo que nos ha regalado la pandemia es la posibilidad de estar, observar y participar en la vida de nuestros niños como nunca antes y personalmente me he propuesto disfrutarlo, ya que probablemente la vida no nos vuelva a regalar una oportunidad así.

Dentro de los muchos desafíos que nos trajo esta nueva realidad, la preparación de nuestras actividades diarias es lo que más he disfrutado, sobre todo la rutina de las mañanas y en este post les quiero contar un poquito sobre eso.

Antes de avanzar hacia nuestra rutina, les quería contar que les tenemos un ¡regalito descargable! ...sigue leyendo para que sepas de qué se trata.

Mi camino hacia una rutina armónica

Una de las cosas que como familia nos permitió lograr un sistema sanador y sostenible en el tiempo fue dejar de usar la palabra rutina y cambiarla por ritmo. El ritmo diario ha sido mi mayor aprendizaje durante todo este proceso. Este concepto nace de la filosofía Waldorf y lo cierto es que por aquí no somos expertos ni maestros en ella, por lo que solamente hemos tomado lo que sabemos manejar. El cambio que hemos visto en nuestras vidas ha sido radical, especialmente en la de pequeña liebre.

El ritmo diario tiene su analogía en la respiración, habla de que los niños necesitan momentos de inhalación (concentración, atención) y momentos de exhalación (movimiento, libertad). Verlo de este modo nos ha entregado más calma, ayudándonos a que cada día sea muchísimo más llevadero.

La filosofía Waldorf propone que el ritmo del día o rutina busque respetar la respiración que necesitan los niños, es decir, que incorpore actividades que requieran concentración o atención y le sigan actividades que permitan libertad de movimiento o creatividad. En base a esto, ordenamos las actividades y tareas del día de manera que la rutina pueda seguir este ritmo.

Este nuevo conocimiento no solo nos ha ayudado a ordenar nuestros días, también nos ha permitido manejar y entender de mejor manera las pataletas y frustraciones de pequeña liebre. Por ejemplo, existen ocasiones cuando estamos haciendo manualidades en que llega un momento donde nuestra pequeña liebre siente que todo le sale mal, que sus manos están sucias, donde ya se quiere limpiar y comienza a frustrarse. Antes de entender sobre este sistema del ritmo de la respiración, solíamos intentar ayudarla o incluso hacer por ella las cosas que no le resultaban. Usamos todas las estrategias que tenemos como padres para contener la frustración, pero muchas veces solo empeoraba. Hoy cuando esto ocurre, entendemos que ha sido suficiente tiempo de concentración y nuestra hija necesita libertad para lograr equilibrar sus emociones y damos por terminada la actividad, ordenamos, lavamos nuestras manos y pasamos a la siguiente actividad que seguramente ya teníamos planificada para ese día.

Si te das cuenta, en este tipo de rutina no estamos tan regidos por los horarios, ya que cuesta saber cuando comienza o termina una actividad; por esto, lo que hicimos fue anotar diariamente las cosas que se repiten, como despertar, tomar desayuno, almorzar, homeschooling o clases online, comer, dormir, etc. Con este registro podemos organizar y ver de qué manera estas actividades componen nuestro día, permitiéndonos así identificar bloques de tiempo disponibles entre ellas que podremos utilizar para otro tipo de actividades que queramos priorizar.

¿Te sirvió nuestro post? Déjanos tus comentarios para conocer tu experiencia con las rutinas.

Un regalo para ti

Como ya les contaba, nuestra rutina de la mañana es uno de los momentos que más disfrutamos con pequeña liebre. Es por esto que nos gustaría mucho contarles lo que hacemos diariamente y compartir con ustedes nuestro ritual.

Todos los días después de desayunar saludamos al sol y al nuevo día, lo nombramos, recordamos que día fue ayer y que día será mañana. Luego miramos por la ventana, pensamos en qué mes y estación estamos, reconocemos el clima y vemos si han cambiado los colores de los árboles que podemos observar desde nuestra ventana (pequeña liebre reconoció la llegada del otoño antes que yo al notar algunas hojitas en el suelo). Todos estos pequeños detalles hacen una gran diferencia en nuestras vidas y nos ayuda a estar aquí y ahora.

Dentro de este ritual que nos hemos creado, usamos varios elementos para acompañarnos como nuestras tarjetitas de afirmación que nos regalan cálidos momentos de conversación, la mesita de estación con objetos de la naturaleza, algunos días a la semana hacemos yoga con el libro y cartas Juguemos al Yoga y siempre vamos agregando material según los intereses de pequeña liebre.

Uno de los tantos elementos que nos han acompañado han sido los calendarios, reconocer cada día como nuevo, encontrar la forma de visualizar el paso del año a través de sus estaciones y colores. Hemos avanzado un lindo camino y de a poco veo como pequeña liebre va incorporando estos conceptos.

Como este proceso ha sido tan lindo y sanador para nosotras, quise hacerles un regalito a quienes crean que les puede servir ¡hemos creado un calendario descargable para ustedes!

Este calendario está pensado para todas las edades, pueden comenzar sólo con los días de la semana y las estaciones y a medida que sus liebres vayan creciendo incorporar conceptos como el mes y la fecha.

Dentro del espacio de cada día pueden dibujar o escribir parte de sus rutinas, así hay un incentivo visual para motivar la llegada de un nuevo día.

Para descargarlo puedes pinchar aquí y simular una compra, luego llegará a tu correo el link de descarga listo para imprimir y personalizarlo como quieran.

Espero les guste y ¡muchas gracias por leerme!

Amparo.

 


  • Karla en

    Primera vez por aquí y quería agradecer el post, fue muy inspirador, gracias por compartirlo.

  • Morgana en

    Muchas gracias por este post. En nuestra casa están muy incorporadas las rutinas, pero desde la perspectiva de vestirse, ordenar, etc. Nos falta incorporar los momentos de agradecer por un nuevo día, mirar los arboles, reflexionar sobre como nos sentimos y mucho mas (las cosas que realmente importan). Ahora que volvemos al encierro utilizaremos este nuevo regalo, esperando que podamos ver las cosas desde otra perspectiva.
    Muchas gracias.

  • Catalina en

    Que hermoso el ritmo que tienes con tu pequeña liebre. A veces nos desbordados en rutinas que no llevan a ninguna parte, pero lo que tu cuentas es muy acertado. Gracias por compartir :)

  • Thania en

    Que lindo leerte y bello regalo. Mi liebre es aun muy pequeña, pero ya esta notando ciertos cambios. Muchas gracias!


Dejar un comentario